LA REVOLUCIÓN EN LA EDUCACIÓN

LA REVOLUCIÓN EN LA EDUCACIÓN


Los sistemas educativos actuales están anclados en modelos tradicionales. La educación y los métodos empleados apenas han variado en las últimas décadas. A pesar de la variedad de leyes e intentos de progreso y de mejora la dinámica en las aulas sigue siendo la misma. Estas dinámicas de aula, son dinámicas que favorecen un papel pasivo del alumno, como mero receptor de información. Se trata de metodologías que se alejan del aprendizaje significativo, y que desmotivan al alumno. Y ante esta realidad, nos encontramos con muchos niños y niñas que no tienen ganas de aprender, que se aburren en las aulas, y todo ello nos lleva hacía el fracaso escolar.


La educación tradicional


La educación tradicional respondía a las necesidades de una sociedad industrial y se ajustaba a sus señas de identidad. A lo largo de las décadas, la sociedad ha avanzado mucho, se ha transformado en una sociedad de la información y del conocimiento. Sin embargo, muchas escuelas se han quedado ancladas en ese modelo. Como consecuencia no se da respuesta a las necesidades actuales de la sociedad lo que conlleva un inevitable fracaso del sistema, que se traduce en el fracaso escolar de muchos estudiantes.


Las características de esta educación tradicional son:

  • Papel pasivo del alumno que se limita a recibir información.
  • Sistemas de evaluación que se centran en el resultado y en la etiqueta.
  • La no atención a la diversidad de formas de pensar, de aprender y la falta de respeto a los ritmos de desarrollo de cada uno, se pretende que todos alcancen los mismos objetivos, de la misma manera y al mismo tiempo.
  • Experiencias de aprendizaje demasiado rígidas.

La revolución en la educación


Si queremos enfrentarnos al devastador fenómeno del fracaso escolar, debemos hacerlo desde la transformación de las aulas y las experiencias educativas, a través de una auténtica revolución de la educación.
Los sistemas educativos necesitan una transformación, la revolución en la educación se convierte en una necesidad que no podemos dejar de lado. Resulta esencial cambiar nuestra visión y nuestra idea de la educación, del proceso de enseñanza y aprendizaje, nuestra idea del aula, para, de esta manera poder enfrentarnos al fracaso escolar, a través de:

  • Experiencias de aprendizaje más flexibles.
  • Devolver al alumno el papel protagonista activo que le corresponde. Al hacerlo le hacemos responsable de su proceso, se motiva y se interesa más por el mismo.
  • Llenar el proceso de aprendizaje de emociones positivas.
  • Centrarnos en el proceso más que en los resultados.
  • Respetar el ritmo de cada alumno, sus intereses, necesidades, formas de aprender y de pensar.
  • Devolver al aprendizaje las características propias de su esencia natural: la curiosidad, la acción, la exploración, etc.
  • Despertar las ganas de aprender de nuestros alumnos a través de experiencias de aprendizaje más apropiadas para ello.
  • Desarrollar la competencia de aprender a aprender, las técnicas de estudio y las habilidades de aprendizaje.

Los seres humanos somos seres que aprendemos, que tenemos un cerebro programado para aprender y lo hacemos constantemente a través de la experiencia. Se trata de utilizar nuestra capacidad natural y potenciarla. En los sistemas educativos tradicionales nos alejamos de esta naturaleza aprendiente y los entornos de aprendizaje se llenan de tensión, dejan de ser propicios para los aprendizajes. La revolución de la educación debe devolver al alumno las ganas de aprender y debe promover el aprendizaje, para enfrentarnos al fracaso escolar.
Si quieres ampliar los contenidos, apúntate al curso “Fracaso escolar”. No dejes pasar la oportunidad y aprovecha la oferta de lanzamiento con el cupón educayaprende50, tendrás un descuento directo del 50%.

 

Celia Rodríguez Ruiz

CeliaRR_psico

 

Leer más


El Fracaso Escolar

EL FRACASO ESCOLAR
El fracaso escolar es un fenómeno que nos preocupa, que nos alarma y que parece extenderse sin remedio en nuestros niños, en nuestros centros educativos y en nuestra sociedad. En España los datos son alarmantes, el porcentaje de alumnos que abandonan la escuela prematuramente se sitúa por encima del 20%. Una cifra muy elevada en comparación con otros países europeos. Hoy más que nunca se hace necesaria una concienciación colectiva frente al fracaso escolar y, una transformación de la manera de entender la enseñanza y el aprendizaje que nos permita acercarnos a los alumnos y promover su éxito académico.
Nuestro objetivo es trazar un camino para enfrentarnos al fracaso escolar desde los actos, desde las aulas y desde casa, transformando la realidad que acompaña al fenómeno para favorecer el éxito en nuestros alumnos y evitar una sociedad con escasa formación de sus ciudadanos.


¿Qué es el fracaso escolar?


Para enfrentarnos al fracaso escolar hemos de comenzar por definir y delimitar el concepto. El fracaso escolar puede definirse como aquella situación en la que un estudiante no obtiene los resultados académicos esperados para su edad, etapa del desarrollo, etapa educativa y nivel pedagógico.
Cuando nos encontramos con una situación de fracaso escolar, normalmente el número de suspensos es masivo y suele desencadenar en la no obtención de la titulación de la enseñanza obligatoria.


¿Qué se esconde detrás del fracaso escolar?


No podemos hablar de una única causa del fracaso escolar, detrás del fracaso escolar nos encontramos con un grupo de causas que interactúan y  dan lugar a este fenómeno.
El fracaso escolar aparece cuando el sistema educativo no da respuesta a las necesidades de los alumnos. Es un problema social, ya que el sistema educativo no se adapta a las demandas de la sociedad. Es un problema que nos afecta a todos y que debemos de cambiar para devolver al estudiante las ganas de aprender.


Las consecuencias del fracaso escolar


Normalmente cuando hablamos de fracaso escolar, pensamos en las consecuencias para el estudiante, pero debemos ir más allá. El fracaso escolar tiene impactantes consecuencias a nivel global.

  • En el estudiante. El fracaso escolar afecta a su autoestima y sus ganas de aprender. Además tendrán dificultades para incorporarse al mundo laboral.
  • En las familias. Las familias afectadas por el fracaso escolar, viven la situación desde la frustración y a menudo entran en conflicto.
  • En la sociedad. El fracaso escolar es un problema social, ya que una sociedad con ciudadanos no formados está condenada.

¿Qué podemos hacer para enfrentarnos al fracaso escolar?


Enfrentarnos al fracaso escolar puede ser todo un desafío, sobre todo si nos asentamos en una visión tradicional de la enseñanza y del aprendizaje. Si cambiamos  nuestra perspectiva y transformamos nuestras aulas podemos promover el aprendizaje y el éxito de los estudiantes.


La revolución en la manera de enseñar es el camino que nos acercará a los alumnos, que nos permitirá dar respuesta a la diversidad de formas de pensar y de formas de aprender. Esa transformación es la clave de un aprendizaje significativo, de un aprendizaje natural que motive a los alumnos y les devuelva las ganas de aprender.


Las bases para enfrentarnos al fracaso escolar están en:

  • El aprendizaje significativo.
  • Devolver las ganas de aprender.
  • Crear experiencias de aprendizaje naturales, que den respuesta a la diversidad del aula.
  • Acompañar el aprendizaje de emociones positivas.
  • Permitir un papel más activo y protagonista del alumno.
  • Desarrollar la competencia de aprender a aprender.

Si quieres saber más sobre el fracaso escolar y quieres revolucionar la manera de educar para enfrentarte a este fenómeno, apuntate al curso "El Fracaso Escolar".

Celia Rodríguez Ruiz

@CeliaRR_psico

Leer más


¡Bienvenido a Escuela con Corazón!

¡Muy buenos días!

Soy Belén Piñeiro, fundadora de Escuela con Corazón y estoy tremendamente feliz de darte la bienvenida a mi nuevo hogar. Te invito a que visites todos los rincones de la web y a que te sientas como en casa.

Es posible que si estás leyendo esto, ya conozcas mi trabajo en Maestra de Corazón. Desde hace más de tres años, mi blog ha sido la ventana gracias a la cual he podido compartir con el mundo mi labor y mi visión de la educación.

En mi blog siempre he defendido el derecho de los niños a recibir una educación integral, que les permita desarrollar al máximo todas sus capacidades. A pesar de que mi especialidad es la Inteligencia Emocional, siempre he intentado aprender más sobre otros campos de la educación que ayudasen a innovar, a implementar los valores, a completar el aprendizaje, a hacerlo más ameno, más atractivo y facilitase la labor docente a padres y educadores. 

Gracias a Maestra de Corazón y a la publicación de mis libros, he tenido la oportunidad de conocer a grandes profesionales de la pedagogía, la psicología o la neuroeducación. Para mí esto siempre ha sido una de las grandes ventajas de tener un espacio en internet y siempre que he tenido la oportunidad he tratado de colaborar con todos ellos.

Hace unos meses lancé mi primer curso online y ésta fue la puerta a la web que estás viendo hoy. Me di cuenta de que muchos padres y educadores están deseando recibir más información sobre temas educativos, pero no tienen tiempo ni herramientas para hacerlo de la forma adecuada. Yo ya había tenido experiencias como alumna de videocursos en otros campos, así que decidí pasarme al otro lado y crear mi propia plataforma de vídeocursos sobre innovación educativa.

Este fue el comienzo del primer boceto de Escuela con Corazón. Quería crear una plataforma donde todos aquellos profesionales y padres comprometidos con la educación, encontrasen aquello que estaban buscando para mejorar su labor docente. Si tenían interés en aprender más sobre cualquier tema de innovación educativa, en Escuela con Corazón encontrarían al mejor profesional en el sector ofreciéndoles la mejor formación y les acompañaría durante su proceso de formación. Estos fueron los primeros objetivos de la escuela:

  • Ofrecer la mejor formación en vídeo acerca de temas de innovación educativa.
  • Adaptada completamente a los horarios y necesidades de cada alumno.
  • Realizada por los mejores profesionales reconocidos de cada sector.
  • Facilitar siempre el acceso del alumno al profesor.
  • Crear juntos una plataforma de referencia en el sector educativo.

Mi principal propósito es que todo aquel que quiera mejorar su labor educativa pueda hacerlo. Quería eliminar con los inconvenientes que impiden el cambio de paradigma educativo y facilitar el acceso a la mejor formación a todos aquellos que creen en la educación como una herramienta para cambiar el mundo. Así que decidí poner fin a todas las barreras:

  • "No tengo tiempo"
    Ya no es un problema. Nuestra formación es 100% online, en diferido. Podrás ver las clases a tu ritmo y realizar las actividades cuando te apetezca. No tienes que ajustarte a ningún horario ni calendario de entregas.
     
  • "No sé cómo hacerlo".
    Tranquilo, no estarás solo. Nuestros cursos están impartidos por los mejores profesionales de cada campo y cuentan con años de experiencia. Podrás realizarles todas las consultas que necesites mientras dure tu formación.
     
  • "No tengo dinero".
    No te preocupes. No queremos que los recursos económicos sea un impedimento para acceder a la mejor formación. Por eso hemos ajustado los precios lo máximo posible y ofrecemos diferentes tipos de cursos, para adaptarnos a todos los bolsillos. Y no solo eso...
    • Como gran oferta de apertura queremos ofrecerte un descuento excepcional. Por formar parte de nuestros primeros alumnos, queremos que te beneficies de un 50% de descuento en todos nuestros cursos. Esta oferta es de duración limitada, por lo que te recomiendo que le eches un vistazo a nuestros cursos y te matricules cuanto antes en los que más te interesen. Tan solo tienes que canjear el cupón yoeducoconcorazon para aprovechar este magnífico descuento.

       
    • Además, si eres empresa, tengo la alegría de informarte de que hemos conseguido bonificaciones de la seguridad social. Por lo que si tienes un centro educativo y quieres que tus educadores se formen con nosotros, nuestros cursos pueden salirte completamente GRATIS. Contáctanos si estás interesado en beneficiarte de estas bonificaciones.

No pierdas esta oportunidad de formarte con los mejores profesionales en innovación educativa. Muy pronto ampliaremos nuestra oferta de cursos, pero a día de hoy ya tienes las siguientes formaciones disponibles:

Por supuesto, cuando termines tu formación con nosotros, tras haber superado tu examen final, recibirás un certificado acreditativo de nuestra escuela.

¡Tan solo me queda darte de nuevo la bienvenida y nos vemos dentro de Escuela con Corazón!

Leer más


La génesis del acoso escolar

Una clase normal de matemáticas de 2º de ESO en el momento de entrar a clase. Llegan los alumnos en tropel, hablando demasiado alto y tropezándose con todo, moviendo pupitres y arrastrando mochilas. El profesor observa la entrada y va saludando a unos y otros.


Un alumno, nervioso y con algunas dificultades de relación social da un golpe en el hombro de una chica. Quiere ser un saludo, pero por su propia tensión interna resulta más fuerte de lo que pretende. La chica reacciona airada con un grito. Enseguida dos o tres de los chicos van a por él de forma ya furiosa. Un grupo corea, mientras algunos todavía no han percibido qué sucede.


De pronto la agresividad se ha hecho dueña del ambiente. El profesor interviene y detiene a los dos o tres agresores interponiéndose entre ellos y el alumno que dio el golpe a la chica, quien, en ese momento, viéndose agredido, pierde el control y grita con furia y sobre todo con impotencia.


El chico no considera haber agredido a la chica y se considera injustamente atacado y rechazado por el grupo. Los chicos que querían pegarle solo entienden que están defendiendo a la chica.  Uno se hace el portavoz y dice que va a parar al que considera agresor. No perciben como injusta su acción grupal. La chica se considera injustamente tratada por el profesor porque este ha defendido al chico y no a ella, que es quien ha recibido el puñetazo. Los demás dicen que no han hecho nada. Desde luego no entienden, aunque el profesor lo deja escrito en la pizarra, que el observador es también responsable.


Esta escena reúne en germen todo lo necesario para el acoso: un alumno diferente, con pocas defensas sociales, que no es capaz de relacionarse adecuadamente. Un grupo que ya está respondiendo con agresividad a sus salidas de tono. Un portavoz del grupo, que lidera al grupo. El rechazo del grupo contra uno de sus miembros. Le falta la continuidad en el tiempo, la repetición de hechos para generar un acoso escolar en toda regla.


Hechos como este son constantes y los docentes tiene pocas armas para afrontarlos. Primero están focalizados en el orden de su clase, en poder darla en paz y con aprovechamiento para los alumnos. Esto es posible que lo que haga es desplazar el acoso hacia afuera del centro educativo. Las mismas personas, pero llevando a cabo su agresión fuera, ya que dentro del aula la presencia del profesor lo inhibe.


Segundo no hay un seguimiento ni una formación sobre cómo gestionar estas situaciones. Tercero un programa de convivencia eficaz, que permita poner el foco en las relaciones como esenciales en el proceso educativo. Los alumnos no solo salen de sus estudios con más o menos conocimientos, sino también con una forma de relacionarse socialmente y con una forma de ser. Ambos elementos, saber convivir y saber ser, se han conformado fuertemente en los años escolares. Pero la escuela sigue básicamente centrada en el conocimiento y sin armas ni formación ni desde luego un programa que le permita entrar en esos aspectos centrales para la vida de sus alumnos.


Ponemos todos esos elementos juntos y ya tenemos clara la génesis del acoso: un alumn@ diferente, una situación de molestia social, un grupo de agresores con un líder, un profesor estrictamente preocupado de tranquilizar la situación y sin armas ni apoyo para resolverla. Una falta de seguimiento de las situaciones.


Me encantaría conocer tu opinión y si has observado cómo se conforma una situación de acoso en tu aula. Y, desde luego, qué te parece que haría falta a los alumnos, a los docentes y al centro educativo. Por eso, te invito a unirte a nuestro curso de "Prevención y gestión del acoso escolar". Juntos conseguiremos que adquieras todas las herramientas para prevenir y actuar ante un caso de maltrato en el aula.

Leer más


Educación familiar: un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

La familia es uno de los principales agentes educativos. No será la primera ni la última vez que leáis algo así. Está claro que a través del día a día familiar nos formamos, crecemos y nos descubrimos a nosotros mismos, aunque luego entren en juego otros agentes sobre los que también deberemos reflexionar. 

 

El baile de poderes y responsabilidades

Generalmente crecemos en un ambiente del que recibimos mensajes, de forma directa o indirecta, cada segundo. Mensajes que, obviamente, nos educan: el ser humano nunca deja de aprender y nuestras experiencias vitales acaban siendo algo fundamental en este aprendizaje. Precisamente, de esto quiero hablaros: de lo importante que es ser conscientes de qué experiencias generamos en familia.

Como decía al inicio del post, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Guiar a los hijos no es tarea fácil. Nosotros tenemos unas expectativas que deseamos que se cumplan, es algo normal y difícil de eliminar. Tener expectativas sobre nuestra vida y la interacción con otros forma parte de nuestra personalidad. El problema, a mi parecer, surge cuando dejamos de revisar esas expectativas y empezamos a aceptarlas como promesas de futuro. Así, día tras días generamos mensajes que acaban impregnando la personalidad de los y las peques de casa. Que acaban formando su conducta, sus valores, sus miedos, incluso sus puntos fuertes y débiles. 

Claramente, no somos los únicos protagonistas. Conforme crecen y se vuelven independientes, veremos cómo salen de ese ambiente que hemos creado, aprenden de otros ambientes y personas y terminan, poco a poco, descubriéndose a sí mismos. Sin embargo, antes de que llegue ese momento, nosotros habremos pasado muchísimo tiempo con ellos, por lo que merece la pena plantearse si estamos viviendo ese tiempo o gastándolo. 

La familia tiene un poder importante. En ocasiones, termina siendo impositora de normas que generamos poco a poco, casi sin darnos cuenta. Sobre las que no solemos reflexionar y que recaen en los pequeños de la casa de forma unidireccional, sin diálogo ni opción a cambio. Otras veces genera un diálogo, facilita aprendizajes y vivencias pero detrás de la dinámica familiar termina habiendo un “dejar hacer” del que también es complicado salir. La conclusión es clara: no hay familia perfecta.

Entender nuestra responsabilidad familiar como la necesidad de ser perfectos supone generar estrés parental y frustraciones, además de ser una auténtica utopía. Pero entonces ¿cuál es la clave para aceptar nuestro poder y ejercer nuestra responsabilidad? 

 

Saber revisarnos

Si la familia perfecta no existe, creo que a lo que más podemos aspirar es a la revisión de nuestro papel. A aprender constantemente sobre esa responsabilidad que hemos adquirido y ejercer nuestro poder de la manera más democrática posible. La clave no está en ser una familia Instagram, pero sí en conocer nuestros puntos débiles y fuertes, comprender qué podemos hacer y ponernos manos a la obra.

Al igual que nosotros generamos expectativas sobre los demás, la sociedad genera expectativas sobre nuestro papel como familia. Y, dependiendo de nuestro contexto, entenderemos que hemos de ser más autoritarios, permisivos, o democráticos. Es más: acabaremos siendo una mezcla de esos tres estilos de crianza de los que tanto hablamos.  

Es importante que sepamos plantearnos preguntas de reflexión que nos hagan comprender la dinámica familiar y, si es necesario, cambiarla. Que entendamos nuestro papel como un aprendizaje más. Porque sin duda, a ser padres no se aprende en un curso ni en un libro: se aprende generando experiencias. Eso sí, esos cursos y libros pueden ayudarnos a revisarnos, reflexionar, comprender y construir nuevos momentos que nos hagan crecer juntos. 

La educación familiar debe incitar a la reflexión y el crecimiento propio.

Cada vez que hablo de educación familiar trato precisamente de fomentar la autoreflexión. De entender el ser padres como un camino, una experiencia más llena de aprendizajes en la que nadie, absolutamente nadie, es experto. Puede que en algunos momentos caiga en mi propia trampa y acabe contradiciéndome, pero en cada charla, cada curso… procuro dar ejemplos y dejar claro, unidad tras unidad, que la familia perfecta es un fantasma.

Es lo que he intentado en el curso Educación en Valores: Educar a través del ejemplo de Escuela con corazón. Ayudaros a conocer la educación en valores, algunos conceptos clave de vuestra dinámica familiar, pero también proponeros actividades donde podáis reflexionar y seáis vosotros mismos los que guieis vuestro aprendizaje. Para mí es importante que crezcáis a través de lo que reflexionáis sobre vosotros y no por lo que yo os pueda transmitir. 

Espero que a través del curso podáis aprender de mí tanto como yo aprenderé de vosotros, pero sobre todo, espero que podáis revisar vuestro poder como familias, para ejercer esa responsabilidad de forma que creéis en familia un conjunto de experiencias y momentos que les hagan crecer como personas y descubrirse a sí mismos, más allá de las expectativas que nosotros podamos esperar. 

Leer más


En escuelaconcorazon.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies